Ayuntamiento de carrion de los condes

Ayuntamiento de carrion de los condes

Actividades económicas de carrión de los condes

En 1072, tras perder la cercana Batalla de Golpejera, Alfonso VI de León se refugió en la Iglesia de Santa María de las Victorias de Carrión, (o Santa María del Camino.) Alfonso optó finalmente por el exilio, donde se refugió en Toledo, que entonces estaba en manos de los moros[2].
En 1209, el Hospital de la Herrada fue fundado por Gonzalo Rodríguez Girón, un magnate palentino que llegó a ser mayordomo del rey, para dar asistencia a los peregrinos jacobeos y otros viajeros[3][4] Tuvo una considerable influencia y poder en la zona en los siglos XIII y XIV.
La ciudad estuvo habitada por judíos desde muy pronto. Aunque superaban a los cristianos tanto en número como en propiedades, se sometieron en 1126 al victorioso rey Alfonso VI, que se mostró favorable a ellos.
La comunidad judía de Carrión era tan numerosa en 1290 que pagaba 92.000 maravedíes en impuestos, cantidad no muy inferior a la que pagaba la comunidad de Burgos. En Carrión, como en otros lugares, los judíos fueron perseguidos. Delegados de la ciudad se presentaron ante el rey Alfonso de Castilla (probablemente Alfonso el Sabio), informándole de que los cristianos de la ciudad, por una sospecha infundada, se habían levantado contra los judíos y habían matado a dos de ellos; que entonces los judíos se habían refugiado en el palacio del príncipe, que estaba ausente en ese momento, y que, cuando los cristianos les siguieron en su persecución, habían escapado por una puerta secreta que daba al patio, y habían encerrado a sus perseguidores[cita requerida].

Evolución de carrión de los condes

En 1072, tras perder la cercana Batalla de Golpejera, Alfonso VI de León se refugió en la Iglesia de Santa María de las Victorias de Carrión, (o Santa María del Camino.) Alfonso optó finalmente por el exilio, donde se refugió en Toledo, que entonces estaba en manos de los moros[2].
En 1209, el Hospital de la Herrada fue fundado por Gonzalo Rodríguez Girón, un magnate palentino que llegó a ser mayordomo del rey, para dar asistencia a los peregrinos jacobeos y otros viajeros[3][4] Tuvo una considerable influencia y poder en la zona en los siglos XIII y XIV.
La ciudad estuvo habitada por judíos desde muy pronto. Aunque superaban a los cristianos tanto en número como en propiedades, se sometieron en 1126 al victorioso rey Alfonso VI, que se mostró favorable a ellos.
La comunidad judía de Carrión era tan numerosa en 1290 que pagaba 92.000 maravedíes en impuestos, cantidad no muy inferior a la que pagaba la comunidad de Burgos. En Carrión, como en otros lugares, los judíos fueron perseguidos. Delegados de la ciudad se presentaron ante el rey Alfonso de Castilla (probablemente Alfonso el Sabio), informándole de que los cristianos de la ciudad, por una sospecha infundada, se habían levantado contra los judíos y habían matado a dos de ellos; que entonces los judíos se habían refugiado en el palacio del príncipe, que estaba ausente en ese momento, y que, cuando los cristianos les siguieron en su persecución, habían escapado por una puerta secreta que daba al patio, y habían encerrado a sus perseguidores[cita requerida].

Carrión de los condes camino de santiago

El edificio más característico de Carrión de los Condes es la iglesia de Santiago, famosa por su espléndido Pantocrátor. También son significativos el friso de la iglesia de Santa María del Camino, adornado con una Adoración de los Magos; y el convento de Santa Clara, fundado en el siglo XIII, con una iglesia anexa y un museo en el que se exponen esculturas y ornamentos, así como una Piedad de Gregorio Fernández. En las afueras de la ciudad, cerca del puente medieval, se encuentra el monasterio de San Zoilo, antiguo refugio de peregrinos iniciado en el siglo X. Destaca su claustro renacentista, una auténtica maravilla ornamental y técnica que es obra de Juan de Badajoz.

Carrión de los condes ine

Está situado a 40 kilómetros de la capital, Palencia, en la margen izquierda del río Carrión y rodeado de campos de cereales y cultivos hortícolas, frondosas alamedas con ligeras ondulaciones y lomas, un paisaje típico de Tierra de Campos. Hay referencias de que en el lugar existió una importante población romana, en 1.047 los condes del linaje de los Banu Gómez y sobre todo la Condesa Teresa Paeleáez mandaron construir el convento benedictino de San Zoilo, el puente sobre el río Carrión y un hospital de peregrinos, y se dice que el apellido de, de los Condes, que toma Carrión es por ellos. Sin embargo, el nombre completo de Carrión de los Condes no aparece hasta el testamento de Aldonza Manrique en 1522. Pero la verdadera importancia histórica de la ciudad se remonta a la época medieval, cuando estaba intrínsecamente ligada al reino de León y a la corona de Castilla, respectivamente.
Las desamortizaciones de 1820 y 1835 por parte de Mendizábal, así como la Guerra Carlista, tampoco favorecieron el trazado y la economía de Carrión, que inmediatamente volvió a reconstruirse, tanto urbanística como social y económicamente. Hoy, Carrión de los Condes es una ciudad moderna, sin perder sus raíces y monumentalidad, además de irradiar cultura con sus ferias, certámenes de artes diversas, representaciones teatrales y conciertos polifónicos.