Historia mezquita de cordoba

Gran mezquita de djenné

El periodo de mayor gloria de Córdoba comenzó en el siglo VIII, tras la conquista árabe, cuando se construyeron unas 300 mezquitas e innumerables palacios y edificios públicos que rivalizaban con el esplendor de Constantinopla, Damasco y Bagdad. En el siglo XIII, con Fernando III el Santo, la Mezquita Mayor de Córdoba se convirtió en catedral y se levantaron nuevas estructuras defensivas, especialmente el Alcázar de los Reyes Cristianos y la Torre Fortaleza de la Calahorra.
El periodo de mayor gloria de Córdoba comenzó en el siglo VIII tras la conquista musulmana, cuando se construyeron unas 300 mezquitas e innumerables palacios y edificios públicos que rivalizaban con el esplendor de Constantinopla, Damasco y Bagdad. En el siglo XIII, bajo el mandato de Fernando III el Santo, la Mezquita Mayor de Córdoba se convirtió en catedral y se levantaron nuevas estructuras defensivas, especialmente el Alcázar de los Reyes Cristianos y la Torre Fortaleza de la Calahorra.
Fundada por los romanos en el siglo II a.C. cerca de la preexistente Corduba tartésica, capital de la Bética, Córdoba adquirió gran importancia durante la época de Augusto. Se convirtió en la capital del emirato dependiente de Damasco en el siglo VIII. En 929, Abderramán III la estableció como sede del califato independiente. El periodo de mayor gloria de Córdoba comenzó en el siglo VIII, tras la conquista árabe, cuando se construyeron unas 300 mezquitas e innumerables palacios y edificios públicos que rivalizaban con el esplendor de Constantinopla, Damasco y Bagdad. En el siglo XIII, con Fernando III, la Mezquita Mayor de Córdoba se convirtió en catedral y se levantaron nuevas estructuras defensivas, especialmente el Alcázar de los Reyes Cristianos y la Torre Foraleza de la Calahorra.

Fotos de la mezquita de córdoba

Según la tradición, en el emplazamiento de la actual Mezquita-Catedral se encontraba originalmente una iglesia visigoda, la basílica cristiana católica de San Vicente de Zaragoza, aunque la historicidad de este relato ha sido cuestionada por los estudiosos. [9] [10] [11] La Mezquita Mayor se construyó por orden de Abd ar-Rahman I en el año 785, cuando Córdoba era la capital de la región de Al-Andalus controlada por los musulmanes [12] [13] [14] [15]. Entre las adiciones más notables, Abd ar-Rahman III añadió un alminar (terminado en 958) y su hijo Al-Hakam II añadió un nuevo mihrab y una sección de maqsura ricamente decorados (terminados en 971)[16][13] La mezquita se convirtió en catedral en 1236, cuando Córdoba fue capturada por las fuerzas cristianas de Castilla durante la Reconquista. La estructura en sí sólo sufrió pequeñas modificaciones hasta que un importante proyecto de construcción en el siglo XVI insertó una nueva nave y un crucero de la catedral renacentista en el centro del edificio. El antiguo alminar, convertido en campanario, también fue remodelado de forma significativa en esa época. A partir del siglo XIX, las restauraciones modernas permitieron recuperar y estudiar algunos de los elementos de la época islámica del edificio[17][18]. En la actualidad, el edificio sigue siendo la catedral de la ciudad y en él se celebra la misa a diario[19].

Período de la gran mezquita de córdoba

Abderramán II realizó la primera ampliación (hacia el año 822) de la Mezquita de Córdoba, haciendo más grande la sala de oración, añadiendo 8 arcos más orientados al sur, decorándola con claras influencias abbasíes, como consecuencia de los contactos políticos entre el Califato de Oriente y la llegada a la Península de gentes procedentes de Occidente. Mohamed I dio la forma definitiva a la Puerta de San Esteban. Su origen no es seguro, aunque parece claro que su aspecto estético se debe a la mezcla de arte visigodo y califal cordobés. Después de Mohamed I, vinieron dos gobernantes más, Al-Mundir y Abd- Allah. El primer gobernante, Al-Mundir, construyó la sala del tesoro, aunque se desconoce su ubicación. El segundo gobernante, Abd-Allah, construyó un pasillo secreto, llamado sabat , que estaba conectado al alcázar califal con el mihrab (minarete).
Abderramán III se proclamó califa en el año 929, convirtiendo a Córdoba en la mayor y más importante capital de todo el reino islámico occidental. El único cambio que realizó en la Mezquita Alhama fue la construcción de un nuevo alminar y la ampliación del patio. Este alminar fue el primero del mundo occidental. Además, el nuevo gobernante Abderramán III, ordenó reforzar los arcos que comunican la sala de oración con el patio de abluciones, que estaban deformados por la presión de las naves. Desde el patio hasta la entrada principal del palacio, instaló un gran arco de herradura sobre el existente y construyó una bóveda semicircular entre ambos. En este mismo siglo, siendo califa Alhakem II, la cultura y las artes estéticas y literarias aumentaron considerablemente. También se incrementaron los contactos políticos y culturales con la gran capital de Bizancio.

Datos sobre la gran mezquita de córdoba

Según la tradición, en el emplazamiento de la actual Mezquita-Catedral se encontraba originalmente una iglesia visigoda, la basílica cristiana católica de San Vicente de Zaragoza, aunque la historicidad de esta narración ha sido cuestionada por los estudiosos. [9] [10] [11] La Mezquita Mayor se construyó por orden de Abd ar-Rahman I en el año 785, cuando Córdoba era la capital de la región de Al-Andalus controlada por los musulmanes [12] [13] [14] [15]. Entre las adiciones más notables, Abd ar-Rahman III añadió un alminar (terminado en 958) y su hijo Al-Hakam II añadió un nuevo mihrab y una sección de maqsura ricamente decorados (terminados en 971)[16][13] La mezquita se convirtió en catedral en 1236, cuando Córdoba fue capturada por las fuerzas cristianas de Castilla durante la Reconquista. La estructura en sí sólo sufrió pequeñas modificaciones hasta que un importante proyecto de construcción en el siglo XVI insertó una nueva nave y un crucero de la catedral renacentista en el centro del edificio. El antiguo alminar, convertido en campanario, también fue remodelado de forma significativa en esa época. A partir del siglo XIX, las restauraciones modernas permitieron recuperar y estudiar algunos de los elementos de la época islámica del edificio[17][18]. En la actualidad, el edificio sigue siendo la catedral de la ciudad y en él se celebra la misa a diario[19].