La naranja mecanica director

La naranja mecánica explicó

«Nunca he jugado realmente la carta de Hollywood, no soy realmente un infiltrado, eso no es lo mío. Y me gusta poder decir que no. Y eso es todo. Probablemente no sea algo políticamente correcto. Sin embargo, es una pena. Sigo aquí 50 años después».
McDowell nos habla desde Los Ángeles, su acento es una suave mezcla de Yorkshire, donde creció, y California, donde ha residido gran parte de su vida profesional. Es divertido y carismático, con una pizca de picardía, y dice que la gente todavía lo encuentra «un poco intimidante», rasgos que sacó a relucir con creces en sus primeros papeles, primero como el rebelde colegial Mick Travis en If…, de Lindsay Anderson, y luego como el violento delincuente Alex Delarge en la audaz, abrasadora y controvertida sátira de Stanley Kubrick La naranja mecánica.
Al verla hoy, parece difícil creer que la película tenga 50 años, ya que no ha perdido nada de su fuerza. Ambientada en una Gran Bretaña distópica y futurista, McDowell interpreta al líder de una banda, Alex, que con su grupo de «drogadictos» se droga con «milk plus» y comete un horrible allanamiento de morada y una violación, y más tarde un asesinato. Detenido por la policía, Alex acepta participar en un nuevo tipo de terapia de aversión que le incapacita físicamente para cometer delitos, provocándole dolor y náuseas con sólo pensarlo, a cambio de una reducción de la condena.

Georgie

Anthony Burgess había visto las películas de Stanley Kubrick y las admiraba. En su autobiografía elogió Senderos de gloria, Dr. Strangelove y 2001: Una odisea del espacio, pero tenía más dudas sobre Lolita, en la que creía que Kubrick «no había encontrado un equivalente cinematográfico a la extravagancia literaria de Nabokov».
A Burgess le preocupaba que la adaptación de La Naranja Mecánica se preocupara más por el sexo y la violencia que por el lenguaje de su novela y perdiera el sentido de la misma. Su malestar puede haberse visto exacerbado tanto por el rechazo de su propia adaptación de un guión lingüísticamente ambicioso como por su falta de participación en el desarrollo de la película de Kubrick.
Sin embargo, Burgess se reunió con Kubrick en Londres para una proyección privada de la película antes de su estreno, y la disfrutó. En su opinión (no compartida por su agente Deborah Rogers o su esposa Liana, que querían abandonar la proyección a los diez y once minutos respectivamente)
su brillantez nadie podía negarla, y parte de la brillantez era la respuesta del director de cine al juego de palabras de la novela. La cámara jugaba, ralentizando, acelerando; cuando Alex se lanzaba por una ventana, una cámara representaba su intento de suicidio siendo ella misma lanzada.

Alex

La naranja mecánica es una novela satírica distópica de humor negro del escritor inglés Anthony Burgess, publicada en 1962. Está ambientada en una sociedad de un futuro cercano en la que existe una subcultura juvenil de extrema violencia. El protagonista adolescente, Alex, narra sus hazañas violentas y sus experiencias con las autoridades estatales que pretenden reformarlo[1] El libro está parcialmente escrito en un argot de influencia rusa llamado «Nadsat», que toma su nombre del sufijo ruso que equivale a ‘-teen’ en inglés[2] Según Burgess, fue un jeu d’esprit escrito en sólo tres semanas[3].
En 2005, La naranja mecánica fue incluida en la lista de la revista Time de las 100 mejores novelas en lengua inglesa escritas desde 1923,[4] y fue nombrada por Modern Library y sus lectores como una de las 100 mejores novelas en lengua inglesa del siglo XX.[5] El manuscrito original del libro se conserva en la División de Archivos y Colecciones de Investigación William Ready de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario, Canadá, desde el i

Tráiler de la naranja mecánica

Alex es un personaje ficticio de la novela de Anthony Burgess La naranja mecánica y de la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick del mismo nombre, en la que es interpretado por Malcolm McDowell. En la película, su apellido es DeLarge, una referencia a que Alex se llama a sí mismo The Large en la novela. En la película, sin embargo, en dos artículos de prensa aparece su nombre como «Alex Burgess», en referencia a Anthony Burgess[1]. Además del libro y la película, Alex fue interpretado por Vanessa Claire Smith en la adaptación multimedia de La naranja mecánica de la compañía de teatro ARK, dirigida por Brad Mays[2][3][4].
Alex es el narrador de la novela La naranja mecánica. El personaje es retratado como un sociópata que roba, viola y agrede a personas inocentes para su propia diversión. Intelectualmente, sabe que tal comportamiento es moralmente incorrecto, diciendo que «no se puede tener una sociedad con todo el mundo comportándose a mi manera de la noche». Sin embargo, se declara desconcertado por las motivaciones de quienes desean reformarlo a él y a otros como él, diciendo que nunca interferiría en su deseo de ser bueno; simplemente «se va a la otra tienda».