Museu nacional art catalunya

Museu nacional art catalunya

Comentarios

La historia de esta institución se remonta al siglo XIX, cuando, de acuerdo con los principios que inspiraron la Renaixença cultural y política de Cataluña, un movimiento especialmente activo en ese siglo, se pusieron en marcha numerosos proyectos para contribuir a la recuperación y conservación del patrimonio artístico del país. Este proceso se inició con la creación del Museu d’Antiguitats de Barcelona en la Capilla de Santa Águeda (1880) y del Museu Municipal de Belles Arts en el Palau de Belles Arts (1891), palacio construido con motivo de la Exposición Universal de 1888. El proyecto de instalar todas estas colecciones de arte catalán en el Palau Nacional, puesto en marcha en 1934 por iniciativa de Joaquim Folch i Torres, primer director del Museo de Arte de Cataluña, se vio frustrado por el estallido de la Guerra Civil española (1936-1939), cuando para su protección muchas obras fueron trasladadas a Olot, Darnius y París (donde se estableció una importante exposición). Durante la posguerra, las colecciones de los siglos XIX y XX se instalaron en el Museu d’Art Modern, alojado desde 1945 hasta 2004 en el edificio del Arsenal del Parque de la Ciutadella de Barcelona, mientras que las colecciones románica, gótica y barroca se instalaron en el Palau en 1942.

Centro de cultura contempo…

El sorprendente palacio está diseñado en estilo clásico e influenciado por la arquitectura renacentista. Tiene más de 32.000 metros cuadrados y está bellamente decorado con pinturas murales e interesantes elementos arquitectónicos.
El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) es uno de los mejores museos de Barcelona. No sólo se encuentra en un edificio notable, sino que también presenta exposiciones interesantes y diversas. El museo es muy grande y, si es aficionado al arte, pasará toda una mañana o una tarde explorando este excelente museo.

Visita virtual del museo nacional de arte de cataluña

Inspire a su artista interior con la mejor colección de pinturas murales románicas del mundo en el Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona. Sáltese la cola y vea obras de los grandes, como Gaudí, Casas, Tiziano, Velázquez y otros, además de esculturas, arte moderno y fotografía.
El arte es vida en el Museo Nacional de Arte de Cataluña de Barcelona. Desde el arte gótico medieval de los siglos XIII al XV, pasando por el arte renacentista y barroco, hasta el arte moderno, la fotografía y mucho más, navegue y déjese sorprender.
El museo también cuenta con una increíble galería moderna, dividida en 5 secciones: El surgimiento del artista moderno, el modernismo, el novecentismo, el arte y la guerra civil y el renacimiento vanguardista de la posguerra.
Los descuentos para los distintos grupos de edad varían según el producto. Puede encontrar información relacionada con los descuentos mientras selecciona sus entradas en la caja. Cuando elija sus entradas, compruebe los tipos de entradas con descuento. Por ejemplo, algunos productos tienen un tipo de billete «Niño», que es específico para niños. Recuerde llevar un documento de identidad válido al recinto si ha comprado una entrada con descuento.

Museo picasso

La historia de esta institución se remonta al siglo XIX, cuando, de acuerdo con los principios que inspiraron la Renaixença cultural y política de Cataluña, movimiento especialmente activo en ese siglo, se pusieron en marcha numerosos proyectos para contribuir a la recuperación y conservación del patrimonio artístico del país. Este proceso se inició con la creación del Museu d’Antiguitats de Barcelona en la Capilla de Santa Águeda (1880) y del Museu Municipal de Belles Arts en el Palau de Belles Arts (1891), palacio construido con motivo de la Exposición Universal de 1888. El proyecto de instalar todas estas colecciones de arte catalán en el Palau Nacional, puesto en marcha en 1934 por iniciativa de Joaquim Folch i Torres, primer director del Museo de Arte de Cataluña, se vio frustrado por el estallido de la Guerra Civil española (1936-1939), cuando para su protección muchas obras fueron trasladadas a Olot, Darnius y París (donde se estableció una importante exposición). Durante la posguerra, las colecciones de los siglos XIX y XX se instalaron en el Museu d’Art Modern, alojado desde 1945 hasta 2004 en el edificio del Arsenal del Parque de la Ciutadella de Barcelona, mientras que las colecciones románica, gótica y barroca se instalaron en el Palau en 1942.