Euros billetes y monedas

Billete de 20 euros

serie de libros (IET)ResumenLos estudios de caso anteriores muestran que las instituciones de la UE no desarrollaron una «política de identidad» coherente y centralizada. Diferentes actores a nivel europeo -en la Comisión Europea, en el PE, en el nivel intergubernamental- emprendieron acciones para poner de relieve la historia o la cultura europeas y legitimar y promover el proceso de integración. Estas acciones se centraron sistemáticamente en un grupo específico y limitado de actores (profesores, historiadores, gestores culturales e instituciones) y pretendían implicar a los actores no institucionales en las iniciativas europeas transnacionales. Se invitó a estos actores específicos a dar contenido a los difusos conceptos potencialmente controvertidos de la cultura, la identidad o la historia europeas y a difundir estos contenidos a nivel local.Palabras claveBanco Central Moneda única Zona del euro Moneda europea Identidad europea

Billete de 500 euros

El símbolo del euro se inspiró en la letra griega épsilon (Є) -una referencia a la cuna de la civilización europea- y en la primera letra de la palabra Europa, cruzada por dos líneas paralelas para «certificar» la estabilidad del euro.
La Comisión Europea organizó un concurso interno para idear el símbolo del euro. Se examinaron unos 30 proyectos -diez de los cuales se sometieron a prueba entre el público- y el diseño final fue seleccionado entre dos propuestas preseleccionadas por el entonces Presidente de la Comisión, Jacques Santer, y el Comisario Yves Thibault de Silguy en 1995.
Se dedicaron años a la planificación y preparación del diseño del euro para encontrar un buen equilibrio entre el atractivo estético, las dimensiones prácticas y los elementos de seguridad, lo que dio lugar a los siete billetes y ocho monedas diseñados para su lanzamiento en enero de 2002.
El Banco Central Europeo (BCE) tiene el derecho exclusivo de autorizar la emisión de billetes en euros por los bancos centrales nacionales de la zona del euro. La responsabilidad de producirlos y ponerlos en circulación es compartida por los bancos centrales nacionales. Los Estados miembros de la zona del euro emiten monedas en los volúmenes aprobados cada año por el BCE y la producción se confía a las fábricas de moneda nacionales.

Billete de 100 euros

Inmediatamente después de conocer la sentencia del Tribunal, se iniciaron los análisis necesarios con el Ministerio de Economía y Hacienda para definir los procedimientos de su ejecución. Las solicitudes de conversión se examinarán tan pronto como se haya completado esta fase.
El Banco de Italia emite billetes en euros de acuerdo con los principios y normas establecidos en el Eurosistema. Como parte del Eurosistema, el Banco produce la cantidad de billetes en euros que se le asigna, los pone en circulación, retira los billetes deteriorados, participa en la búsqueda y experimentación de nuevos elementos de seguridad y contribuye a la definición de estándares comunes para la calidad de los billetes en circulación y la lucha contra la falsificación.

España

Los billetes del euro, la moneda de la zona del euro y de las instituciones, están en circulación desde que se emitió la primera serie (también llamada ES1) en 2002. Los emiten los bancos centrales nacionales del Eurosistema o el Banco Central Europeo[1]. En 1999 se introdujo el euro de forma virtual,[2] y en 2002 empezaron a circular billetes y monedas. El euro sustituyó rápidamente a las antiguas monedas nacionales y se extendió lentamente por la Unión Europea.
Las denominaciones de los billetes van de 5 a 500 euros y, a diferencia de las monedas en euros, el diseño es idéntico en toda la eurozona, aunque se emiten e imprimen en varios Estados miembros. Los billetes de euro son de pura fibra de algodón, lo que mejora su durabilidad y da a los billetes un tacto distintivo. Miden desde 120 por 62 milímetros hasta 160 por 82 milímetros y tienen una gran variedad de colores. Los billetes de euro contienen numerosos y complejos elementos de seguridad, como marcas de agua, características de tinta invisible, hologramas, tintas ópticamente variables y microimpresiones que documentan su autenticidad. Mientras que las monedas de euro tienen una cara nacional que indica el país de emisión (aunque no necesariamente de acuñación), los billetes de euro carecen de ella. En su lugar, esta información aparece en el primer carácter del número de serie de cada billete.