Se puede vender el usufructo

Jurisprudencia sobre los usufructos

Aunque existen otras situaciones en las que pueden aparecer los usufructos, este debate se centrará únicamente en los usufructos testamentarios, es decir, los que se crean en los testamentos, siendo el ejemplo clásico aquel en el que un testador desea legar la propiedad de un bien a determinados herederos y, al mismo tiempo, otorgar a otro beneficiario (conocido como usufructuario) un interés en el mismo, ya sea durante toda la vida de dicho beneficiario o, eventualmente, durante un período más corto.
En esta situación, el usufructuario tendría derecho, entre otras cosas, a los intereses/dividendos generados por el capital de un activo financiero, pero no a utilizar el propio capital.  Si se tratara de un bien inmueble, el usufructuario tendría derecho a vivir en él o a mudarse y alquilarlo a un tercero y a retener la renta en su propio beneficio.
En cuanto a los activos financieros, la seguridad del capital puede ser problemática.  Lo normal es que el capital sea invertido por el usufructuario, que está exento, en virtud del testamento, de tener que aportar una garantía para la restitución final del capital a los legítimos propietarios.  Lamentablemente, en muchos casos el usufructuario no preserva la integridad del capital en detrimento de los propietarios finales del mismo. La persona que hace el legado en su testamento puede exigir algún tipo de garantía para asegurar que el capital no será dilapidado o mal administrado por el usufructuario. En este caso, el testamento debe prever un método específico de inversión del capital o alguna otra estructura práctica que lo contenga, a fin de garantizar la protección necesaria para proteger los derechos de todas las partes implicadas.

Derechos de usufructo

Esta es una muestra judicial y NO un formulario en blanco. Las muestras judiciales son copias de escritos o documentos reales presentados en un procedimiento judicial o en un expediente de registro de la propiedad. Se presentan únicamente con fines ilustrativos.
La persona que tiene el usufructo, también conocida como el usufructuario, tiene el derecho de hacer uso de la propiedad y disfrutar de sus ganancias y beneficios siempre y cuando la propiedad no sea dañada o alterada de ninguna manera.Mientras que el usufructuario puede alquilar la propiedad, no se le permite vender o dejar la casa a otra parte.
El artículo 616 del Código Civil de Luisiana regula la venta de la propiedad. Los nudos propietarios y el usufructuario pueden acordar la venta, o el usufructuario puede tener derecho a realizar una venta. Cuando se produce una venta, el usufructo se extingue, pero se embarga el dinero recibido por la venta, a menos que las partes acuerden lo contrario.
El usufructo es un derecho de una persona sobre la propiedad de otra. Es similar a la propiedad vitalicia en las jurisdicciones de derecho común, salvo que el usufructo puede durar un periodo de tiempo específico que no es vitalicio.

Wikipedia

Al comprar una propiedad, la división de la propiedad entre un nudo propietario y un usufructuario puede facilitar la futura transferencia de la propiedad. Cuando el titular del usufructo fallece, su derecho a utilizar la propiedad y a obtener los ingresos de la misma se transfiere automáticamente al nudo propietario, que de este modo asume la plena propiedad sin tener que pagar el impuesto de sucesiones.
– La nuda propiedad es un derecho de propiedad virtual. Por ejemplo, el nudo propietario de un inmueble no tiene derecho a ocuparlo ni a alquilarlo. Por otro lado, cuando el titular del usufructo fallece, la plena propiedad del inmueble pasa al nudo propietario sin tener que pagar el impuesto de sucesiones. Éste puede entonces disponer de ella (mediante venta, donación, legado, etc.) como desee.
La duración máxima del usufructo suele corresponder a la vida del usufructuario – en ese caso, se denomina usufructo viager, o usufructo vitalicio. Pero es posible establecer un plazo predefinido (10 años, por ejemplo), que se denomina usufructo temporal.
La compra de un inmueble y la división de la propiedad es especialmente ventajosa desde el punto de vista fiscal: cuando el titular del usufructo fallece, la plena propiedad pasa automáticamente a los hijos -que ya poseen el título de propiedad a secas- sin pagar ningún impuesto (artículo 1133 del Código Fiscal francés).

Feedback

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Un usufructo combina los dos derechos de propiedad del usus y el fructus. El usus se refiere al derecho a utilizar directamente una cosa sin dañarla ni alterarla, y el fructus al derecho a disfrutar de los frutos de la propiedad utilizada, es decir, a beneficiarse de los bienes inmuebles arrendándolos, vendiendo las cosechas producidas por ellos, cobrando una entrada o algo similar.
El usufructo suele conferirse por un periodo de tiempo limitado. Puede concederse al usufructuario, o a la persona que ostenta el usufructo, como forma de cuidar la propiedad hasta el fallecimiento del propietario y de liquidar la herencia si éste se encuentra mal de salud. Aunque el usufructuario tiene derecho a utilizar la propiedad, no puede dañarla o destruirla ni disponer de ella. Un usufructuario no tiene la plena propiedad del bien, porque no goza del tercer derecho de propiedad, el abuso, que se refiere al derecho a consumir, destruir o transferir la propiedad del bien a otra persona.