Trabajador por cuenta ajena caracteristicas

trabajo en equipo

Si preguntáramos a 100 directivos cuáles son las cualidades de un buen empleado y pusiéramos todas las respuestas en una lista, no sólo obtendríamos una lista de 1.000 cualidades, sino que nos daríamos cuenta de que muchas de ellas son contradictorias. La razón es sencilla: los distintos jefes, organizaciones y funciones exigen distintas cualidades a un buen empleado.
No importa quién seas, qué hagas o con quién trabajes, todos los directivos quieren que sus empleados sean responsables. Quieren que se responsabilicen de sus tareas y que rindan cuentas de todo lo que hagan o dejen de hacer.
Las habilidades interpersonales efectivas son cruciales para cualquier empleado. Y punto. Si quieres ser eficaz y eficiente, necesitas tener buenas habilidades de escucha y comunicación para poder desarrollar relaciones que puedan promover tus objetivos. Las buenas habilidades interpersonales te permiten conseguir lo que quieres, cuando quieras y de donde lo necesites.
Creo que todos estamos de acuerdo en que, como directivo, cuando das a tu empleado una tarea que hacer, quieres que se haga y que se haga bien. Hay una razón por la que delegas tareas a tus empleados; quieres que el trabajo se complete sin tener que preocuparte por él. Lo que no quieres es que ese empleado te haga un millón de preguntas. Por eso, ser ingenioso es una de las cualidades más importantes de un buen empleado.

habilidades sociales

Algunos pueden pensar que los empresarios se centran principalmente en las habilidades técnicas, pero ¿qué pasa si esa persona sabe mucho pero será difícil trabajar con ella? También debe aprender a adaptarse a la gente que le rodea y ser una gran persona tanto como un empleado.
En la contratación, especialmente en las ciencias de la vida y la tecnología biológica, tener experiencia laboral relevante es una gran cualidad. Los empresarios deben saber que la persona que contratan tiene los conocimientos suficientes para ese campo concreto.
Según este informe, la experiencia laboral puede prevalecer sobre la formación avanzada. El 91% de las veces, las empresas elegirían a alguien con una experiencia más relevante que a los que tienen títulos avanzados o a los que fueron a instituciones conocidas.
Tener potencial de liderazgo no siempre lleva a convertirse en un ejecutivo o directivo en el futuro. Sí, muchas personas aspiran a alcanzar esa meta, pero la cualidad de tener potencial de liderazgo es la capacidad de inspirar a otras personas a mejorar.
Como empleado, te gustaría que te respetaran tanto como quieres que otras personas hagan lo mismo contigo. En cuanto a los conflictos y la resolución de problemas, debe hacerse de buena manera manteniendo la paz. En línea con esto está la profesionalidad.

¿cuáles son los buenos puntos fuertes de un empleado?

La contratación de personal puede parecer a veces una ruleta rusa. Averiguar si un candidato potencial tiene conocimientos y habilidades en su campo es la parte fácil. Puedes juzgarlo a partir de un currículum o de un proyecto de prueba durante el proceso de solicitud. Pero determinar si una persona encaja bien en la cultura de su empresa, si trabajará bien con los demás y si se dedicará a sus responsabilidades -todos ellos factores igualmente importantes en el proceso de contratación- no es tan fácil. Contratar a un candidato sin tener una visión completa de su personalidad puede parecer una tirada de dados.
Por eso es útil conocer los rasgos de un buen empleado antes de empezar las entrevistas. Con este conocimiento en mente, puedes diseñar preguntas para tus entrevistados que lleguen al núcleo de sus personalidades y que saquen a la luz sus puntos fuertes. Del mismo modo, conocer los peores rasgos de los empleados también le ayudará a identificar los puntos débiles del candidato durante la entrevista.
En lugar de preocuparse por su ego cuando surge un problema y defender sus acciones, un buen empleado pasa al modo de resolución de problemas. Son rápidos para tomar la iniciativa, evaluar la situación que tienen ante sí y considerar los siguientes pasos.

cualidades de un buen empleado para la promoción

En estas situaciones, siempre es mejor «mostrar» que «contar». Si tu entrevistador te pregunta si te consideras trabajador, la mejor respuesta es una breve anécdota que ilustre esta característica.
Pasión, ambición, empuje. Lo llames como lo llames, los empresarios lo quieren, y los mejores empleados lo tienen. Están llenos de pasión y dispuestos a hacer un esfuerzo adicional. Si no encuentras nada que te apasione en el trabajo que persigues, un entrevistador se dará cuenta. Los candidatos que más recuerdan son los que tienen fuego en los ojos. Para demostrar que eres apasionado, asegúrate de que estás siguiendo una carrera que te inspira. Luego, expresa esa pasión en todo lo que digas sobre el posible trabajo durante la entrevista.
Los empleados con confianza hacen que su empleador se sienta seguro. Si no muestras confianza, es menos probable que tu entrevistador confíe en tus capacidades y que te elija para el puesto. Pero ten cuidado, un exceso de confianza puede parecer arrogancia. Asegúrate de mantener la línea entre la confianza y la humildad. En la entrevista, hazte cargo de tus puntos fuertes y habla de ejemplos en los que hayas demostrado esos puntos fuertes.