Articulos sobre el acoso escolar

Un adolescente de texas muere tras intervenir en un incidente de acoso escolar

Aunque el acoso escolar se considera a veces «parte del crecimiento» o «niños que son niños», imagínese al niño que es molestado todos los días, ya sea física o socialmente, o a través del ciberacoso. Piensa en Rebecca Sedwick, la niña de 12 años que se suicidó en Florida tras un año de acoso a manos de dos niñas. Para Rebecca, el acoso era tan grave y angustioso que se quitó la vida.
O pensemos en el niño de 8 años que escribe a Papá Noel sobre su hermana gemela acosada por su peso: «Querido Papá Noel… Quería un coche (de control remoto) y un helicóptero, pero ya no lo quiero. Los niños del colegio siguen metiéndose con mi hermana y no es justo… He rezado para que dejen de hacerlo, y ella necesita tu ayuda».
El acoso es una forma de violencia juvenil muy frecuente, sobre todo en el ámbito escolar. Como se ilustra en los ejemplos anteriores, se define por un comportamiento agresivo (es decir, un comportamiento intencionado y mezquino) que se produce repetidamente a lo largo del tiempo y en el contexto de un desequilibrio de poder.  Aunque ambos son perjudiciales para los jóvenes, hay una distinción importante entre el acoso y la agresión: si hay un conflicto ocasional o una pelea entre dos niños de igual fuerza, tamaño y estatus social, esto es agresión, pero no acoso.

Intimidación, acoso y derechos civiles

ResumenEl ciberacoso o las agresiones electrónicas ya han sido designadas como una grave amenaza para la salud pública. El ciberacoso también debe considerarse como una causa de aparición de nuevos síntomas psicológicos, síntomas somáticos de etiología poco clara o un descenso del rendimiento académico. Los pediatras deberían estar capacitados para desempeñar un papel importante en la atención y el apoyo al bienestar social y de desarrollo de los niños.
Información del autorAfiliacionesAutoresContribucionesPF, FI, AV y GC concibieron el estudio y realizaron la revisión de la literatura. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.Autor correspondienteCorrespondencia a
Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se dé el crédito correspondiente al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La renuncia a la Dedicación de Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos puestos a disposición en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

Los efectos del acoso escolar en los niños

Grupo de Trabajo de Tolerancia Cero de la Asociación Americana de Psicología. (2008). ¿Son efectivas las políticas de tolerancia cero en las escuelas?: Una revisión de la evidencia y recomendaciones. American Psychologist, 63(9) 852-862. https://doi.org/10.1037/0003-066X.63.9.852
Beran, T. N., Hughes, G., y Lupart, J. (2008). Un modelo de logro y acoso escolar: Analyses of the Canadian National Longitudinal Survey of Children and Youth data. Educational Research, 50(1), 25-39. https://doi.org/10.1080/00131880801920379
Beran, T. N., & Lupart, J. (2009). The relationship between school achievement and peer harassment in Canadian adolescents: La importancia de los factores mediadores. School Psychology International, 30(1), 75-91. https://doi.org/10.1177/0143034308101851
Boccanfuso, C., & Kuhfeld, M. (2011, marzo). Respuestas múltiples, resultados prometedores: Evidence-based nonpunitive alternatives to zero tolerance (Research to Results Brief, Child Trends Publication No. 2011-09). http://www.childtrends.org/wp-content/uploads/2011/03/Child_Trends-2011_03_01_RB_AltToZeroTolerance.pdf

Estadísticas sobre el bullying nobullying.com

En este documento, me baso en cuatro estudios sobre el acoso escolar; una revisión sistemática de la investigación cuantitativa y cualitativa (O’Brien, 2009) y tres estudios cualitativos empíricos (O’Brien y Moules, 2010; O’Brien, 2016, 2017) (véase la Tabla 1 a continuación). Analizo cómo las metodologías de investigación participativa, en diversos grados, se utilizaron para facilitar la producción de conocimiento sobre el acoso entre equipos de jóvenes y adultos. Los jóvenes en estos estudios presentados se involucraron consecuentemente en el proceso de investigación a lo largo de un continuo de participación (Bragg y Fielding, 2005). En el extremo izquierdo del continuo, los jóvenes que participan en la investigación se denominan «encuestados activos» y sus datos informan la práctica docente. En el centro del continuo se sitúan los «estudiantes como co-investigadores» que trabajan con los profesores para explorar un tema que ha sido identificado por ese profesor. Por último, a la derecha se sitúan los «estudiantes como investigadores», que llevan a cabo su propia investigación con el apoyo de los profesores. El movimiento de izquierda a derecha del continuo muestra un cambio en la dinámica de poder entre los jóvenes y los adultos, donde se desarrolla una asociación. Así, los jóvenes son reconocidos como iguales a los adultos en cuanto a lo que pueden aportar al proyecto desde su propia y única perspectiva, la de ser una persona joven ahora.