Para dibujar a un niño

Para dibujar a un niño 2021

Hay pocas cosas más atractivas que la cara de un niño. Sin embargo, a muchos artistas les cuesta crear retratos de niños. Hay algunas técnicas que pueden hacer que aprender a dibujar la cara de un niño sea más manejable.
Estudia fotos de niños. Fíjate en las diferencias entre sus rostros y los de los adultos. Los ojos son los únicos órganos del cuerpo humano que nunca crecen. Los ojos tienen el mismo tamaño desde el nacimiento hasta la edad adulta. Los ojos más grandes hacen que la tarea de aprender a dibujar la cara de un niño sea un reto para muchos artistas. Esto se debe a que las proporciones son diferentes.
Empieza a dibujar trazando las formas generales de un niño. Traza los rasgos de la cara dibujando líneas por el centro y por la mitad de la forma de la cara. Dibuja otra línea dividiendo de nuevo la mitad inferior de la cara por la mitad.
Repite el proceso de mapeo sin trazar. Utiliza una regla para medir dónde deben ir las líneas, si es necesario. A medida que se realicen más sesiones de práctica, este paso fluirá de forma natural sin necesidad de medir y con un trazado mínimo.

Cómo dibujar a un padre

«Los niños son comunicadores eficaces y, a través de las artes creativas, aprenden a dar sentido y a expresar libremente sus pensamientos, ideas y sentimientos. Dibujar también es una forma poderosa de que los cuidadores entiendan cómo se siente el niño», dice Jola.
«Apoye el amor por el dibujo reforzando positivamente a su hijo cuando cree obras de arte, celebre su creatividad, hágale preguntas sobre lo que ha dibujado y expóngalo en algún lugar apropiado. Fomente en su hijo un sentimiento de orgullo y confianza en sí mismo y permítale explorar su creatividad».
Los niños pequeños empiezan a interesarse por los garabatos a partir de los 12-18 meses, ya que esta acción les proporciona placer sensorial, juego independiente y movimiento físico. Los garabatos favorecen la coordinación muscular y óculo-manual, así como la liberación emocional. Los movimientos suelen ser amplios y el niño suele estar más interesado en las marcas que crea que en dibujar objetos.
Anime a su hijo pequeño elogiándolo, preguntándole por su dibujo y, siempre que sea posible, participando activamente en la actividad de dibujo, creando formas juntos y fomentando la interacción social.  No intentes que su obra de arte se convierta en un objeto o un patrón, deja que sea una bonita página de garabatos.

Dibujo de la familia nuclear

Un boceto es un dibujo rápido que muestra características interesantes de algo observado. El dibujo, en cambio, suele referirse a un proceso más cuidadoso que incluye una mayor atención a los detalles. Todo dibujo implica habilidades, técnicas y herramientas que son básicas para las artes visuales, pero hacer bocetos o dibujos a partir de la observación no es necesariamente un proceso artístico. También puede utilizarse para representar datos recogidos durante un estudio o una investigación.
Los preescolares suelen sentirse más cómodos que los adultos a la hora de representar ideas mediante el dibujo. Sin embargo, es probable que los niños pequeños tengan más experiencia dibujando «desde la imaginación» o la memoria que dibujando lo que ven a su alrededor. Para un niño de preescolar, aprender a «dibujar lo que ve» puede proporcionarle importantes herramientas de comunicación, comprensión y documentación. Puede ser especialmente útil para los que aún no han aprendido a escribir.
Hacer bocetos y dibujar a partir de la observación pueden ser aspectos clave del trabajo de campo durante un proyecto. Compartir y discutir sus propios dibujos y los de sus compañeros entre sí y con el maestro puede mejorar la comprensión de los niños sobre los temas que están investigando. Los bocetos y dibujos también pueden convertirse en la base de representaciones más complejas en otros medios.

Para dibujar a un niño online

Aunque históricamente se ha considerado que la fase de garabateo del dibujo carece de sentido y es transitoria, una especie de preludio a la fase de dibujo «propiamente dicha» de la infancia, estudios recientes han comenzado a revalorizar este importante momento del desarrollo del niño y a encontrar un significado a lo que antes se consideraba una mera actividad motriz y nada más. El presente estudio analiza el garabateo en todas sus subfases y descubre una clara intención detrás de los gestos de los niños pequeños. Desde la expresión de las cualidades dinámicas de un objeto y la relación del niño con él, hasta la reducción gradual a un simple contorno de un contenido que ya no está «vivo» en el papel, sino sólo en la propia imaginación del niño, trazamos la evolución del trazo como herramienta que los niños pequeños utilizan para comunicar sentimientos e intenciones al mundo que les rodea. Proporcionaremos un número seleccionado de ejemplos gráficos que son representativos de nuestra teoría. Estos dibujos (13 en total) fueron extraídos de una muestra mucho más amplia derivada de nuestros estudios sobre las habilidades gráfico-pictóricas de los niños, realizados en niños de 0 a 3 años en varias guarderías italianas. Nuestros resultados parecen indicar que el garabateo evoluciona a través de una serie de etapas, y que la actividad gráfica temprana de los niños se desencadena y se mantiene por su relación con sus cuidadores y el deseo de comunicarse con ellos.